40 años de la Escuela Infantil de mi hija

40 años de la Escuela Infantil La chopera

40 años de la Escuela Infantil de mi hija

40 años de la Escuela Infantil donde se educó mi hija se cumplieron el pasado 3 de febrero. Ser alcalde de tu ciudad es una responsabilidad enorme. Si durante el tiempo en el que te toca dirigir el ayuntamiento se produce la mayor pandemia de la historia moderna y la mayor nevada en casi un siglo la cosa se complica aún más. Por eso, en medio de esta coyuntura de crisis casi constante, poder visitar la Escuela Infantil La Chopera para celebrar su 40 aniversario ha sido como un soplo de aire fresco.

Quienes somos de Alcobendas reconocemos rápidamente el icónico edificio en el que se ubica esta escuela infantil y muchos de los oriundos conocemos además su historia. La Escuela Infantil La Chopera se instaló en la antigua estación receptora de Servicios Radiotelegráficos entre España y el resto de países del mundo y Radiomarítimos con los barcos de la Marina Mercante. Era conocido en el pueblo como La Telegrafía o La Radio.

Historia de la ciudad

En el año 1981, siendo alcalde el socialista Carlos Muñoz Ruiz, se inauguró como la primera escuela infantil del municipio. Fue todo un hito y trataba de responder a la demanda de muchas familias cuyas madres se incorporaban al mundo laboral. De hecho, en aquella época se catalogaba como “guardería laboral”. Era un centro con un horario muy amplio para poder ser compatible con las jornadas laborales. Eso que ahora llamamos conciliación familiar y que entonces comenzaba a ser una necesidad que un ayuntamiento socialista supo ver y atender subvencionando la mitad del coste a las familias.

En estos 40 años de la Escuela Infantil La Chopera han pasado por sus aulas más de 6.000 niños y niñas, entre ellos mi propia hija. La Escuela Infantil La Chopera siempre se ha caracterizado por tener un proyecto educativo integral y moderno. En la memoria informativa que se redactó en 1981, el primer objetivo era “lograr que el niño consiga un desarrollo físico y psicológico con su ser propio, en el seno de un ambiente de autonomía y libertad”. Es una maravillosa definición de cómo un menor debe ser educado. Desde mi experiencia, tengo que decir que los equipos docentes y auxiliares hicieron una gran labor con mi niña que pudo ir al “colegio de mayores” con una base pedagógica magnífica.

Así que, una vez más, quiero reivindicar la importancia de la educación pública de calidad, una característica, la calidad, que, sin lugar a dudas, ha desarrollado La Chopera en estas cuatro décadas.

Muchas felicidades a todos los que han hecho posible este precioso proyecto en todo este tiempo y a seguir siendo un referente de la educación infantil en nuestra ciudad.