Días de remar en la misma dirección

remar-en-la-misma-direccion

Días de remar en la misma dirección

En pleno confinamiento hemos cambiado de hora, de mes y de hábitos. A las ocho nos asomamos a nuestras ventanas y balcones para aplaudir al personal sanitario. También, para sentirnos arropados por el resto de vecinos y vecinas que también están confinados en sus casas. Estamos viviendo una crisis sanitaria global de tal magnitud, que ha modificado las relaciones humanas, la actividad laboral y nuestro día a día. Una crisis en la que todos tratamos de remar en la misma dirección.

Ahora, las prioridades son otras. Hemos dejado a un lado el individualismo para dar paso a la bondad colectiva. Para quienes tenemos responsabilidad en la administración local, la más cercana a las personas, el objetivo y prioridad siguen siendo, prácticamente, las mismas: la atención, cuidado y comunicación con la ciudadanía.

Agradecimiento a la plantilla municipal por remar en la misma dirección

Desde el Gobierno municipal que presido hemos tomado, desde que se inició esta pandemia, numerosas medidas extraordinarias y decisiones para que Alcobendas se adaptase a este nuevo escenario: el de la lucha contra el Covid-19. Una lucha en la que quiero poner en valor la encomiable labor de quienes velan por nuestra salud y seguridad. También de todos aquellos servidores públicos que siguen trabajando para garantizar los servicios de Alcobendas, como el personal de limpieza y mantenimiento, voluntarios de Protección Civil, trabajadores de los servicios sociales, trabajadores de la casa que atienden a la ciudadanía desde distintas áreas, transporte, cementerio, etc. Gracias a ellos seguimos cumpliendo nuestro deber de atender a los y las alcobendenses.

La ciudadanía, ejemplo de compromiso y solidaridad

En este maremágnum diario, están surgiendo iniciativas de muchos vecinos y vecinas. No todas son posibles de llevarlas a cabo debido al Estado de Alarma, sí me gustaría agradecer en estas líneas. Por estar ahí, al pie del cañón, de manera altruista, queriendo aportar su granito de arena. Alcobendas siempre ha sido una ciudad solidaria y, en estos tiempos, numerosos gestos de cariño lo demuestran.

Hablo del grupo de voluntarias de la Fundación Claudio Galeano que han confeccionado mascarillas, o de un vecino de la ciudad que ha donado 500 máscaras protectoras para  los centros de mayores municipales, o de Francisco Caro y Manuel Vicente. El primero es gerente de la empresa local Trybosa, y  ha cedido un camión bañera con nebulizador, que se suma al equipo de limpieza y desinfección municipal. El segundo es un alcobendense que ha puesto en marcha una aplicación gratuita de apoyo al comercio local. Con ella, los y las vecinas pueden hacer sus pedidos y recibirlos en sus domicilios.

Desde aquí os doy las gracias. También a todos y cada uno de los vecinos por quedarse en casa y ser un ejemplo de solidaridad y compromiso. Vosotros también contribuís en esta batalla, impidiendo la expansión del virus. En Alcobendas remamos todos en la misma dirección y estoy convencido de que saldremos más reforzados y unidos que nunca.