La importancia de la Ciencia en los tiempos que corren

la-ciencia

La importancia de la Ciencia en los tiempos que corren

Recientemente he tenido la oportunidad de visitar el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, MUNCYT, un espacio divulgativo de Alcobendas del que me siento muy orgulloso, y que mañana visitará también nuestro Ministro de Ciencia, Pedro Duque.

Cada vez que voy pienso en lo afortunados que somos los alcobendenses de que nuestra ciudad sea sede de un centro nacional que se dedica a difundir el conocimiento científico y la innovación tecnológica.

Si hay una conclusión cierta que podemos extraer de la crisis sanitaria global que nos está tocando vivir es, sin duda, la importancia que tiene la ciencia en nuestras vidas. A menudo olvidamos que sin personas e instituciones dedicadas a conocer las razones por las que se producen las cosas, el mundo sería un lugar inhóspito.

Debemos otorgar al conocimiento científico su importancia real. Aunque a veces pensemos que la Ciencia está reservada a eruditos extravagantes al estilo Einstein, creo que cada vez hay más personas implicadas en la divulgación del conocimiento científico de una forma más descifrable para todos.

Alcobendas, una ciudad que apuesta por la Ciencia

Esa era la filosofía del antiguo CosmoCaixa, que un gobierno socialista de Alcobendas consiguió traer a la ciudad en una iniciativa pionera que, por un lado, ponía el foco de un museo de ámbito nacional en nuestro municipio y, por otro, acercaba la ciencia interactiva a todo tipo de público, desde los más pequeños hasta las personas mayores.

Afortunadamente, el legado de aquel museo ha podido tener su continuidad en el actual MUNCYT que cumple también, a mi modo de ver, una importante misión: impulsar las vocaciones científicas entre los más jóvenes.

La formación en lo que se ha denominado competencias STEM (Science, Tecnology, Engineer and Maths, en inglés) es de una relevancia incalculable para el futuro del planeta. Y lo expertos advierten de que no va a haber suficientes profesionales expertos en estas materias en los próximos lustros, a pesar de que su presencia es absolutamente necesaria si queremos un mundo mejor.

Por eso creo que es necesario dar al MUNCYT el valor que tiene y animar a los vecinos y vecinas de nuestra ciudad a que lo visiten porque estoy convencido de que saldrán de allí satisfechos, con nuevos conocimientos sobre temas que son de vital importancia para la raza humana y que podemos, sin embargo, comprender todos porque el museo los pone a nuestra alcance de manera sencilla.

Y espero que sirva también para despertar a los niños y niñas ese interés por la ciencia y esa vocación que puede ser tan relevante para todos.

Este verano, ¡¡¡todos al MUNCYT!!!