La lucha feminista es nuestra lucha

La lucha feminista es nuestra lucha

La lucha feminista por la igualdad de oportunidades es nuestra lucha. Al menos, es la lucha de quienes creemos en el progreso y en una sociedad libre, justa y equitativa. Y todavía hoy es un reto para la sociedad española. Aunque últimamente se alcen algunas voces que pretenden hacernos creer que las mujeres ya han conseguido equipararse a los hombres en todos los aspectos de la vida, nada está más lejos de la realidad.

Es cierto que se han dado muchos pasos para alcanzar el objetivo de la igualdad, pero es innegable que todavía queda un largo camino por recorrer. Siguen siendo las mujeres quienes más sufren el desempleo y la precariedad laboral; siguen siendo las mujeres las que más dificultades tienen para acceder a puestos de responsabilidad; siguen siendo las mujeres quienes padecen la violencia machista; siguen siendo las mujeres las que tienen miedo de pasear solas por las calles; siguen siendo las mujeres las que tienen que demostrar su valía en innumerables aspectos de la vida; siguen siendo las mujeres las que se tienen que ocupar de los cuidados…Por lo tanto, no está todo conseguido. Ni mucho menos.

Por la igualdad real

Por eso, desde el gobierno municipal de Alcobendas seguimos impulsando acciones y políticas encaminadas hacia esa igualdad real y a acabar con la discriminación. Tenemos el reto y la obligación de incorporar la mirada feminista a todas las áreas municipales para poder diseñar una ciudad más libre y ecuánime. Por eso, en estos días debemos y queremos celebrar el 8 de marzo como el día en el que las mujeres pueden hablar alto y claro de sus reivindicaciones y de sus inquietudes.

Y como alcalde, como hombre y como padre quiero ser partícipe de la lucha feminista por la igualdad. El 8 de marzo y el resto de los días del año. Cualquier persona con principios de justicia, sea hombre, mujer, joven, anciano, progresista, conservador…todos y todas tendríamos que estar de acuerdo en que queremos que las mujeres y los hombres tengan los mismos derechos y libertades. Es una obligación moral, pero, además, es una obligación como responsable de las políticas públicas de mi ciudad. En Alcobendas, somos feministas.

¡Feliz 8 de marzo!