Skip to main content

Esta es la historia de un grupo de alumnos, madres y padres de un instituto de Alcobendas. Los chavales estudian francés, les gusta y no les importa tener una asignatura más en el curso. Un buen día se ven obligados a pintarse cara y camisetas y echarse a la calle a reclamar sus derechos, los acompañan sus madres y padres. Son los alumnos de la sección de francés del Severo Ochoa y se niegan a aceptar que la Comunidad de Madrid haya decidido eliminar su sección de francés para convertirles en instituto bilingüe en inglés.

La historia comienza cuando la propia Comunidad de Madrid convoca un concurso y el instituto presenta un proyecto educativo que incluye un Aula de Francés. El Severo Ochoa gana el concurso y comienza a impartirla con gran éxito desde hace años. Pero ahora les obligan a elegir, porque así es el gobierno regional de Esperanza Aguirre, lo que da por un lado quiere ahorrárselo por otro.

Como no quieren perder el Aula de Francés, se ponen manos a la obra y piden hablar con el alcalde, Ignacio García de Vinuesa, y con los grupos políticos en el Ayuntamiento. Encuentran unidad, promesas de trabajo y apoyo para que la Comunidad no ataque, una vez más, a la escuela pública. La habitual foto en el SietedíaS y el “compromiso” del alcalde de mantener el aula. Objetivo cumplido. El señor Vinuesa aparece como un alcalde preocupado por sus vecinos. Lo triste es que sólo es una farsa más. Todo se convierte en alguna declaración pública, una reunión de cinco minutos en la consejería de Educación y su inquebrantable fidelidad y obediencia a las decisiones de su jefa. Estaba todo decidido.

Ignacio García de Vinuesa ha vuelto a convertirse en el subdelegado del gobierno de la Comunidad de Madrid, en el cortesano de Esperanza Aguirre, en el “doberman” local que pide elecciones anticipadas a Zapatero pero que se convierte en un “caniche” cuando tiene que defender los intereses de sus vecinos. Y es que entre Alcobendas y la marquesa lideresa, se queda con su lideresa. La imagen que ha dado el señor Vinuesa es tan penosa que hasta uno de los padres afectados me ha reconocido que lleva toda su vida votando al Partido Popular, pero que lo del alcalde es servilismo a Aguirre y eso es malo para nuestra ciudad.

Esta semana hemos celebrado el pleno del mes de abril y del apoyo a alumnos, madres y padres, NADA DE NADA. El alcalde se ha arrugado, afirma que no sabe qué hacer, que no se puede hacer nada. Es un alcalde inútil que llevamos sufriendo tres años. Nada de reclamaciones, nada de compromisos, nada de exigencias a la Comunidad, NADA DE NADA.

Pero no podemos dar esta lucha por perdida. La presión de los chavales, de sus madres y padres y de los Socialistas de Alcobendas tiene que obligarle a reflexionar. Cuando ganas unas elecciones tienes que defender los intereses de todos, no los de tu partido. No nos merecemos este alcalde.

Pasa este post para que se entere todo Alcobendas. Queremos el inglés, pero sin perder el aula de francés en el Severo Ochoa.