Recuperamos las políticas de vivienda pública

Recuperamos las políticas de vivienda pública

Recuperamos las políticas de vivienda pública con la aprobación del nuevo desarrollo urbano de Valgrande –en el sector Los Carriles- que va a permitir realizar una oferta de vivienda accesible a 4.730 familias. Ese es el número de pisos que tendrán protección social en el nuevo barrio que se creará en la ciudad.

Recuperamos, por lo tanto, la senda de las políticas de vivienda pública que los anteriores gobiernos del Partido Popular habían abandonado. Alcobendas es hoy una ciudad potente, la mejor ciudad para vivir de toda la Comunidad de Madrid. Esto ha sido posible porque los gobiernos socialistas, presididos por el alcalde José Caballero, supimos conjugar el crecimiento del tejido productivo con la promoción de vivienda protegida.

Cuando una ciudad ofrece oportunidades de negocio y unos servicios públicos de calidad atractivos tiende a encarecer su nivel de vida. Por eso, es necesario que los responsables públicos se impliquen también en políticas públicas de vivienda. Políticas que permitan a los vecinos que llegaron a esta ciudad hace muchos años y asus descendientes seguir viviendo en ella.

Así fue durante los mandatos socialistas: 7.360 viviendas entre los años 1980 y 2009. Las primeras viviendas municipales de alquiler, la cooperativa Casablanca, el Plan Joven y, por supuesto, los dos grandes proyectos de Valdelasfuentes y Fuente Lucha.

Evitar el éxodo a ciudades más baratas

Estas iniciativas públicas permitieron que muchos jóvenes que habían nacido en Alcobendas pudieran quedarse en su ciudad. También que familias que se asentaron aquí hace décadas pudieran mejorar su piso.

Después, con el PP en el gobierno local, tan solo se construyeron 174 viviendas. Así que ahora nos encontramos con una nueva generación que no puede acceder a las viviendas privadas y que se ve obligado a marcharse de aquí. El nuevo barrio de Valgrande es una oportunidad para evitar este éxodo.

En los dos primeros años de legislatura hemos construido o iniciado los trámites para 500 nuevas viviendas de protección, a las que hay que sumar las 4.730 que se construirán en Valgrande y que van a volver a poner las políticas públicas de vivienda en el centro de la gestión municipal.

Tenemos que volver a dar la oportunidad a centenares de vecinos, sobre todo a jóvenes, de poder quedarse en la ciudad en la que quieren vivir. En la ciudad que sus padres eligieron porque ofrecía servicios públicos de calidad, zonas verdes, buenas comunicaciones, oportunidades laborales…La gran ciudad que hoy somos. En unos años, contaremos con un nuevo barrio moderno y sostenible con más de 4.500 viviendas sociales y casi medio millón de metros cuadrados de zonas verdes.